Un Espacio Diáfano Santander Cantabria

En este loft la vida se organiza en un espacio único con dos alturas. Una solución muy actual que saca mucho partido a sus metros con ideas llenas de ingenio. Continúe leyendo el artículo...

Un Espacio Diáfano

Proveído Por:

Salón y dormitorio comparten la misma habitación diáfana, decorada en blanco, con toques en verde, como la alfombra y la lámpara, de El Globo Muebles. El sofá de tres plazas Arild, la mesa de centro y el puf son de Ikea.

Originalmente esta casa era un bar de 65 m2, que ocupaba un local de un edificio céntrico de los años 60. Su propietario, que trabaja en el estudio de interiorismo Mill-House, supo ver su gran potencial y lo adquirió, para después encargar un profundo proyecto de reforma al estudio. Éste llevó a cabo una gran transformación, llena de buenas ideas con el fin de sacar partido del reducido espacio y potenciar la luminosidad que, dada su ubicación, en la planta baja y el entresótano, no es demasiado abundante.

Aparentemente no resultaba fácil habilitarlo como vivienda, pues el espacio estaba dividido en dos niveles, pero se optó por sacar partido de esta singularidad: es así como en la planta baja, a pie de calle, se situó la cocina y el recibidor. Y en un nivel inferior, bajando una escalera de cinco peldaños, el resto de la casa. Para aprovechar mejor cada metro, aquí se optó por dejar un solo espacio diáfano y se tiraron todos los tabiques. En este espacio abierto, tipo loft, se instaló el salón, el comedor y el dormitorio y la zona de lavabo. Sólo se independizó la ducha y el inodoro. Para ganar luz, se abrieron grandes ventanales de pavés, y para potenciarla, se optó por una decoración en blanco que, además, amplía visualmente el espacio, al igual que el suelo del gran espacio diáfano en el nivel inferior, elegido en un microcemento pulido en gris claro. Blanco es también el color de la pintura plástica con que se pintaron las paredes y el mueble que delimita estar y dormitorio. Los asientos y mesas del salón son blancos, con complementos en verde y azul. Una gran idea fue la de construir un mueble separador de DM, que no llega al techo y a medida, que delimita la zona del salón de la de dormitorio, por lo que no llega a separar del todo los espacios, de modo que se mantiene la sensación de amplitud. Éste es, además, un mueble multiuso, que incluye las mesitas desde el lado del salón, y desde el dormitorio como cabecero.

Además, para contrastar con el blanco y dar personalidad a la casa, se optó por dar toques de rojo. De este color se pintó la pared que separa la zona diáfana, de la situada a nivel de calle más alta. En ésta se encuentran el recibidor y la cocina. Ésta, con mobiliario en laminado blanco y un armario alto de metacrilato negro, está abierta al recibidor. Es pequeña y se ha distribuido en línea para aprovecharla mejor. Una gran idea fue dotarla de una isla, que aprovecha el espacio al centro, y que permite ganar un office y también aumenta la superficie de apoyo y la capacidad de almacenaje. En el cuarto de baño, la zona de lavabo, por ejemplo, con encimera de Silestone rojo, se abre a la habitación diáfana; la ducha y el inodoro se independizan con una puerta corredera roja.

Haga click aquí para leer más artículos de casadiez.es